Rodaje del documental "Ulises ya no vive aquí"

El cortometraje documental ULISES YA NO VIVE AQUÍ está acabado.
Ahora seguimos para bingo.

sábado, 30 de marzo de 2013

Virxilio Vieitez


Exposición / Fotografía

Del 7 de febrero al 18 de mayo 2013

Espacio Telefónica
C/ Fuencarral, 3

                 
               Se suele decir que hasta el objeto más prosaico, enterrado el tiempo suficiente de años, se convierte en una pieza de museo. Eso podría ser la explicación de esta exposición y, sin embargo, esa es solo una de sus virtudes: la distancia del tiempo. La inmensa obra de Vieitez abarca más de tres décadas, desde la década de los 50 a los 70, recorriendo el paisanaje de la Galicia profunda en toda su vasta extensión.
                Vieitez fue un fotógrafo rural, muy alejado de los oropeles del fotógrafo artista, pero con un trabajo que contiene los tres principios básicos para considerarlo artístico: calidad técnica, una mirada especial y materia prima para retratar.
                Sus fotografías, siempre de encargo, reflejan todos los acontecimientos sociales importantes de su comarca y alrededores, constituyendo lo que ahora se denomina fotografía social o fotografía documental, aunque mientras él las realizaba simplemente eran las fotografías de la gente que le rodeaba. Fue, durante años, el encargado de realizar las fotografías para el DNI, lo que le permitió recorrer la provincia perpetuando a todos los hombres y mujeres que la habitaban. Con su cámara, su moto y una sábana blanca dejó constancia durante años de las miradas de sus vecinos, dejándonos un variopinto y completo mosaico social. Fotografiando bodas de pueblo, comuniones, celebraciones de todo tipo y hasta entierros, dejó constancia de unas gestes y unas formas de vida que ahora, con el paso del tiempo resultan de una enorme importancia sociológica.
                Admirado por el propio Cartier-Bresson, sus fotos nos pueden recordar a las de García Rodero, por la temática orgánica, apegada a la tierra y a la gente, pero a diferencia de esta, Vieitez no busca los motivos ni los personajes, los temas lo buscan a él, Virxilio los coloca, los encuadra y, en un solo disparo, los deja inmortalizados para la historia.

Conclusión: Muy recomendable