Rodaje del documental "Ulises ya no vive aquí"

El cortometraje documental ULISES YA NO VIVE AQUÍ está acabado.
Ahora seguimos para bingo.

lunes, 22 de julio de 2013

¿Por qué?

Si aún no la has visto
 

Director: Marc Balaguer
Documental / España / Apta para todos los públicos /  79 min.

            ¿Alguien recuerda a Sarcozy, en el año 2008, cuando en vísperas de la primera reunión del G20 y añadidos dijo aquello de que está sería la ocasión para refundar un capitalismo con rostro humano? ¿Os acordáis? ¡Qué lejos queda todo eso! Ahora nos hemos dado cuenta de que para lo que ha servido la crisis es para afianzar las oligarquías, para abrir más la brecha entre pobres y ricos, para sustraer el poder político al económico, para agigantar el poder de los banqueros y los especuladores, para limar hasta la desaparición los derechos de los trabajadores y borrar del mapa cualquier vestigio del llamado "estado del bienestar". En resumen, para realizar el mejor de los sueños de cualquier neoliberal de pro.

            Este interesantísimo documental analiza los orígenes de esta crisis, específicamente y especialmente en España, describiendo sus consecuencias y descubriendo a los culpables. Está argumentado por multitud de precisos testimonios de refutados economistas, politólogos y sociólogos de todo pelaje, tendencia y condición, lo que aporta una amplia mirada y evita el sesgo politizado que algunos podrían achacarle.

            Ayuda a comprender donde nos encontramos y, como ya ilustra el título, porque estamos aquí. La base fundamental del documental son las entrevistas, sin intervención del periodista ni voz en off, tan solo acompañados por algunos intertítulos con información adicional, puntuaciones y los títulos de los capítulos que nos van introduciendo en los distintos aspectos de la cuestión.
            Está muy bien planteado, con mucho ritmo, con la narración muy bien hilada y perfectamente dosificada la información, por lo que resulta un documento muy sugestivo.

            Resulta tan esclarecedor como terrible darse cuenta de la magnitud de la ignominia, el latrocinio y los errores políticos, cuando no la mala fe, la dejación de funciones o la falta de control.
            Además, y pese al tema que trata, como ya he resaltado no resulta tendencioso ya que está escrupulosamente tratado, con la distancia y equidistancia justa, con la intención de que el espectador reflexione, no de que sea adoctrinado.

            Es duro porque la realidad que vivimos es dura, pero comprender siempre ayuda a asumir la realidad, y conocer la realidad nos posiciona en mejores condiciones para encarar el futuro y obrar en consecuencia.
            La ignorancia y la inacción son las peores opciones ante las dificultades.

 Conclusión: Imprescindible para conocer la realidad de la crisis.