Rodaje del documental "Ulises ya no vive aquí"

El cortometraje documental ULISES YA NO VIVE AQUÍ está acabado.
Ahora seguimos para bingo.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Jobs

Director: Joshua M. Stern
Actores: Ashton Kutcher, Dermot Mulroney, Josh Gad, Matthew Modine, James Woods
Biopic / USA / No recomendada para menores de 12 años /  128 min.

             Steve Jobs, el nuevo Mesías, el hombre que ha revolucionado nuestra forma de acercarnos a Internet y a la comunicación digital, ya tiene su película.
            Según la tendencia en biopics, tanto televisivos como cinematográficos, no se trata aquí de una hagiografía, sino más bien de la presentación de un personaje controvertido, con sus luces y sus sombras, que moverá a la controversia y la discusión pero que, a buen seguro, hará las delicias y colmará la curiosidad de la legión de fans, (casi como un club tipo Thermomix) que le siguen, pero que también resultará muy interesante para los pobres diablos que, aún hoy en día, siguen peleándose con un triste PC y no tienen ni iPad ni iPhone.   
            La película se centra más en la historia profesional de Jobs, dejando su vida personal en un segundo plano, casi testimonial, lo suficiente como para que observemos que en realidad para él esta no era más que la argamasa inevitable para sostener la otra, su trabajo, su pasión, el verdadero sentido de su vida, algo que casi llegaba a identificar como su destino. Si le hubiera dado por la religión seguramente estaría en la lista de los canonizables, tal era la intensidad con la que vivía su misión en la vida.
            En ese sentido nos presenta a un Jobs bastante ascético. Mientras está en la Universidad lo presenta descalzo, con el pelo largo, y poco dado a la higiene personal. Además sólo se alimentaba de fruta. Relativamente en consonancia con la California sesentera que le tocó vivir.
            Su visión de los negocios era su visión de cada nuevo producto que pretendía sacar y para ello se rodeaba de los mejores profesionales que encontraba. Él aportaba su visión innovadora, rupturista, transgresora; que no necesariamente era completamente suya, ya que se valía del potencial de los genios que le rodeaban y, está es otra parte controvertida, no tenía ningún empaque en dejarlos tirados cuando ya no le eran imprescindibles.
            Esa obsesión enfermiza por su trabajo le llevó también a enfrentamientos dentro de su empresa, Apple. Hasta el punto de abandonar la empresa en septiembre de 1985.  
            Y aunque, como decía, la película no es hagiográfica, si que nos muestra la vida y milagros del mago de la computación, o al menos la parte iniciática de esta. Y es que Steve Jobs pasará a la historia como un hombre tan importante y revolucionario como en su momento lo fue Thomas Alva Edison, otro genio controvertido y del que también sabemos que tenía tendencia al despotismo.
            En todo caso, la película resulta muy interesante para conocer un poco mejor el desarrollo y la innovación tecnológica de estos últimos 35 años, a la que Jobs contribuyo de manera muy notable, y descubrir los entresijos que había detrás.
            Cinematográficamente es correcta, como en el fondo debe de ser para no sepultar la narración bajo la estética, con un guión compacto y bien armado, se echa en falta algo más de riesgo narrativo y algunos querrían que el bisturí fuera más afilado, pero el resultado es aceptable, aunque no agitado, si da pié a la controversia. Respecto al elenco artístico, Ashton Kutcher encarna un muy reconocible Jobs, en una buena interpretación, arropado por algún histórico de peso como el eficaz James Woods.

Conclusión: Interesante y hasta reveladora. Tanto si eres de la tribu Apple como si no, la película te interesará.