Rodaje del documental "Ulises ya no vive aquí"

El cortometraje documental ULISES YA NO VIVE AQUÍ está acabado.
Ahora seguimos para bingo.

sábado, 5 de octubre de 2013

Gloria

Director: Sebastián Lelio Watt
Actores: Paulina García, Sergio Hernández
Drama / Chile-España / No recomendada para menores de 16 años /  108 min.

        
            La productora española Nephilim, coproductora en esta película, ha posibilitado que llegue a nuestras pantallas otra estupenda película chilena, una cinematografía que ya nos está acostumbrando a espléndidas producciones.

            La sinopsis se resume en una mujer divorciada de 58 años, cuyos hijos no mayores ya no requieren mucho de sus atenciones, que quiere seguir plena sentimental y sexualmente, para lo que no deja de tener una vida diurna y nocturna llena de actividades: trabaja en una oficina, toma clases de risoterapia y yoga, va al baile... Sus solitarios escarceos afectivo-sexuales la llevarán a conocer a un hombre con el que comienza una relación. Sin embargo, sus intereses no caminan de la mano y, aunque se llevan bien, la cosa presenta sus problemas.

            La historia plantea algunas disyuntivas. La primera, en la forma de un melodrama familiar, como lleva cada cual su vida en formas diversas y como estás a veces no son lo que querríamos o n o son lo que parecen. El afecto, el amor, el sexo, las relaciones interpersonales y filiales, todo aquello que conforma la vida cuando alguien pretende rehacer su vida.

            La segunda, el sexo a partir de una cierta edad, y es un tema que no se plantea como tal en la película y eso la hace ser definitivamente mucho más valiente. Los protagonistas son dos personas corrientes, incluso poco atractivas, y tienen una edad avanzada sin estar aún jubilados. Ella, la verdad, está caracterizada como Tootsie (recuerdan a Dustin Hoffman con aquellas enormes gafas horrendas) y él no es un Harrison Ford, precisamente. Y aquí viene el mayor acierto de la cinta, exponer al espectador las relaciones sexuales, no escamoteárselas, no ahorrárselas, sino plantearlas visualmente de forma explícita. Seguramente en la sala escucharan comentarios de desagrado, de crítica o de burla ("parecen mis padres", "¡qué asco!", etc) sin embargo, lo que intenta la película precisamente es normalizar estas conductas, la necesidad de entender que el sexo y el amor no es algo para los jóvenes, para los apuestos o para las estrellas de Hollywood. Seguramente si los actores fueran el propio Harrison Ford (que tiene bastante más edad) y Jessica Lange, por ejemplo, a nadie le escandalizaría y nada de eso se oiría en el cine, pero como son García y Hernández todo parece más feo, más inoportuno.

            Su protagonista, Paulina García, ha recibido el premio a la mejor actriz en el pasado Festival de Berlín, y es que su interpretación, llena de sutilezas, de miradas y de matices, es realmente sugestiva. La dirección es también brillante y el guión está realmente bien escrito, evitando los lugares comunes, de tan fácil recurso, elaborando un discurso propio y emotivo.

Conclusión: Muy recomendable, muy interesante.