Rodaje del documental "Ulises ya no vive aquí"

El cortometraje documental ULISES YA NO VIVE AQUÍ está acabado.
Ahora seguimos para bingo.

martes, 19 de noviembre de 2013

Malavita

Director: Luc Besson
 
Comedia / USA / No recomendada para menores de 16 años /  110 min.
           
           
            La idea original de la película es ver a Robert de Niro en el papel de gánster (superoriginal, oye!, lo veo y no lo creo).
            En realidad es un ex-gánster, padre de familia y delator, que se ve abocado a esconderse en la región de Normandía como testigo protegido. Toda la familia está bajo la protección del FBI, encarnado por el agente Tommy Lee Jones, mientras es perseguido de cerca por los que antes eran sus socios de fechorías.
            Sobre el papel podría estar bien: tenemos a una familia americana en Francia, con lo que se pueden buscar los conflictos y los gags propios de los conflictos culturales, ya conocemos la tensión entre envidia ya admiración entre ambos países; tenemos a un mafioso haciéndose pasar por tranquilo padre de familia, que como no hemos visto nunca antes a De NIro haciendo de mafioso esto no nos lo podemos imaginar; tenemos los conflictos idiomáticos, evidentes; y tenemos a una familia a la fuga y desorientada. Teniendo en cuenta todos estos factores para realizar una buena comedia, que contamos con un puñado de los mejores actores que se puedan conseguir sin resucitar a nadie y que se trata de un film americano realizado por un director francés, bastante bueno en las películas de acción, todo parecería indicar que la adaptación al cine de la novela Badfellas de Tonino Benacquista tendría que ser una estupenda y graciosa película... ¡pues no!
            No tiene gracia, ninguna. Desperdicia una tras otra todas las oportunidades que se le presentan para producir buenas situaciones y parece apostar únicamente por desarrollar la vertiente cómica (¿?) en todo un muestrario de violencia explícita y desatada, lo que incluye una gran cantidad de muertos por disparos, torturas, desmembramientos y palizas salvajes  propinadas por parte de cada uno de los componentes de la familia, como si la inadaptación del grupo fuera únicamente una desatada e incontrolable cólera, una furia que eliminara cualquier otra faceta cómica de la situación. No hay problemas idiomáticos, todos en Francia hablan un correcto inglés; no hay problemas culturales, salvo el que no encuentran mantequilla de cacahuete; no hay problemas de adaptación a la nueva situación, más allá de algo de aburrimiento momentáneo...  
            La parte más cómica, tampoco desarrollada al completo, es la suerte de metha-narración cuando De Niro es invitado a ver Uno de los nuestros (Goodfellas) dirigida por Martin Scorsese, que al ejercer aquí de productor funciona más como una broma interna que como algo hacia el espectador.
            Lo mejor, sin duda, resulta el trió de monstruos protagonista, Robert De Niro, Michelle Pfeiffer y Tommy Lee Jones, con la decepción que supone el que pierdan el tiempo en hacer películas que no están a su altura.
 
Conclusión: No tiene la altura deseada, no es una película como para pedir que te devuelvan el dinero de la entrada, pero decepciona.     
 
 
Tráiler con subtítulos en castellano