Rodaje del documental "Ulises ya no vive aquí"

El cortometraje documental ULISES YA NO VIVE AQUÍ está acabado.
Ahora seguimos para bingo.

martes, 31 de diciembre de 2013

¡Qué bello es vivir!



Título original: It's a Wonderful Life
Director: Frank Capra 
Actores: James Stewart y Donna Reed.
Comedia – USA – Apta para todos los públicos - 130 min.  

             Nada mejor para acabar el año que esta comedia americana del genial Frank Capra. No siempre y no en todos los estamentos ha gozado de reconocimiento, ya que ha sido tantas veces denostada como alabada, y ello es, sin duda, porque se ha asimilado el buenísmo que rezuma por los cuatro costados con una cierta simpleza de objetivos y, en los peores casos, como una muestra de lo más cursi de las doctrinas del new deal americano. Ninguna de estas dos cosas son verdad.
            Es cierto que Frank Capra era un director que retrataba la realidad americana o la vida en general con altas dosis de esperanza en el género humano y sus películas estaban siempre cargadas de buenas intenciones, pero no por ello es menos cierto que también estaban impregnadas de un realismo social, a la “americana”, y que suponían la versión más bondadosa del movimiento neorrealista italiano. Sus guiones, artefactos de una precisión perfecta, siempre con un lado tierno y adorable, tenían otro reservado a la crítica social. Una crítica social que, como en esta película, resulta ahora de máxima actualidad al reflejar el capitalismo rampante y a una casta de banqueros perversos y voraces, que nunca tienen suficiente y que no muestran ninguna empatía con el resto de los mortales, a los que no dudan de sacrificar si con eso satisfacen su instinto de acaparar más y más dinero.
            ¡Qué bello es vivir!, realizada en 1946, sucede el día de Nochebuena, y quizá por ello y porque inspira buenos deseos y solidaridad universal, la película es una de las más programadas por las televisiones de todo el mundo, siendo un autentico clásico de las parrillas televisivas en Navidad.
            Merece la pena revisar este clásico, acercarse a él sin prejuicios y dejarse llevar por los buenos sentimientos que contiene, su tierna melancolía, y también por su parte dramática. Gozar de un buen rato de cine e incluso soltar alguna lagrimilla.
            Os dejo una secuencia y, por si no la tenéis, no la programan o no la podéis conseguir, os dejo toda la película.

Una secuencia de ¡Qué bello es vivir! (Una rareza en color)


¡Qué bello es vivir! (La película)