Rodaje del documental "Ulises ya no vive aquí"

El cortometraje documental ULISES YA NO VIVE AQUÍ está acabado.
Ahora seguimos para bingo.

domingo, 12 de enero de 2014

The Grandmaster


Título original: Yut doi jung si
Director: Wong Kar-Wai
Drama / Hong-Kong / No recomendada para menores de 12 años /  123 min.
           
            El gran director hongkonés Wong Kar-Wai, autor de títulos tan sugerentes como Happy Together, Deseando amar, 2046 o la más reciente My Bluberry Nights, llega ahora con esta estilizada producción sobre artes marciales.
            En vísperas de la invasión japonesa a China de 1936, en una época histórica complicada y tumultuosa, dos maestros del kung fu se reúnen en la ciudad de Foshan para poner en valor sus  distintas formas de entender la lucha y la vida: Ip Man, el hombre que entrenó a Bruce Lee, interpretado por Tony Leung, actor que ya ha colaborado con el director muchas veces, es el maestro del sur; la bella Gong Er, interpretada por Zhang Ziyi, es maestra del arte del kung fu del norte. Además, el abuelo de esta última, un maestro de renombre, acude a la misma ciudad para su ceremonia de jubilación. La película muestra una parte de la historia de China a la vez que despliega una historia de amor, traición y honor a través del milenario arte del kung fu, donde se mezcla lucha y filosofía.   
            Su particular imaginería, su puesta en escena tan cuidada como soberbia y su manera de crear imágenes bellas se unen en este título con el arte del kung-fu y lo que uno espera de las escenas de lucha, eso si, con un preciosismo y un cuidado estético fuera de lo corriente.
            Que Wong Kar-Wai no es un director estereotipado queda claro desde la primera secuencia, que por cierto, es una escena de lucha. Pero la puesta en escena, la fotografía, el vestuario, los movimientos de cámara y la coreografía nos informan de que no vamos a asistir a otra película de artes marciales al uso, esta va mucho más allá, atrapando por igual a los seguidores de las películas de luchas orientales y a los seguidores del director, aunque estos últimos tendrán que dotarse de toda la paciencia que puedan porque el film está plagado de escenas de peleas orientales y dura dos horas.
            The Grandmaster resulta una película estéticamente muy interesante, con escenas de lucha oriental verdaderamente sorprendentes, no tanto por sus aspectos coreográficos, contorsiones imposibles o efectos de estudio, si no porque precisamente son los aspectos plásticos los que se han potenciado. Pero además, el trasfondo filosófico y existencialista que subyace en el relato, contado con la particular narrativa del autor, dan lugar a una obra muy interesante.


Conclusión: Una película plásticamente muy atractiva que puede gustar a los seguidores del kung fu y a los amantes del cine de Wong Kar-Wai.


Tràiler en español