Rodaje del documental "Ulises ya no vive aquí"

El cortometraje documental ULISES YA NO VIVE AQUÍ está acabado.
Ahora seguimos para bingo.

domingo, 31 de agosto de 2014

Lucy

Director: Luc Besson
Thriller / Francia / No recomendada para menores de  16 años /   90 min.

           
            Según la publicidad de la película, teniendo en cuenta que el ser humano tan sólo utiliza el 10 % de su capacidad mental (y esto es una estimación al alza teniendo en cuenta la actuación de la mayoría de nuestros dirigentes políticos) ¿qué ocurriría si pudiéramos usar el 100% de nuestro cerebro?
            Una nueva droga, que además de para "flipar" permite aumentar la capacidad cerebral, es distribuida desde Asia por una mafia local y la pobre Lucy (Scarlett Johansson) es utilizada como mula por esta peligrosa asociación facinerosa para introducirla en el mercado europeo.
            Este es el punto de partida que utiliza Luc Besson, el director europeo que mejor maneja el género de acción, para desarrollar este entretenido thriller trufado de ciencia-ficción. Una enloquecida cinta, ágil y trepidante, con mucha acción bien desarrollada y unos efectos especiales muy ajustados para que el desarrollo argumental tenga credibilidad sin convertirse en un catálogo de avances de animación 3D.
            Después de un deambular poco creativo, con unos cuantos títulos bastante olvidables (tiemblo sólo de pensar en Malavita) el director galo nos trae una cinta original y muy imaginativa, con un guión bien estructurado y bastante creíble dentro de su salvaje fantasía, que cuenta con unos actores muy solventes que realizan un trabajo eficaz bajo una dirección a la altura de las circunstancias, logrando crear tensión, suspense y dinamismo en todo el metraje, no exento de sentido del humor, lo cual se agradece. Todo lo cual consigue hacer que el público disfrute de un thriller trepidante, intenso, con secuencias sorprendentes pero asumibles y un desarrollo dramático en un constante crescendo muy estimulante.
            En alguna entrevista Besson ha dicho que esta Lucy es la Nikita (Nikita, dura de matar, 1990) del siglo XXI, y seguramente es verdad, a lo que yo añado que esta cinta es muy superior y más original, y que además está mejor planteada la representación de la violencia, consustancial en una cinta de género como esta, pero que tiene una integración menos “obscena” gracias a la componente de ciencia-ficción que sustenta la base del guión.


Conclusión: Un thriller original y trepidante que gustará mucho a los amantes del género y entusiasmará a los seguidores de Luc Besson.     

Postdata.
He de confesar que veo una media de tres películas diarias, muchas de ellas no deberían de ser vistas por nadie. La acción y la violencia explicita injustificada predominan en las películas de superhéroes, la ciencia-ficción apocalíptica y las películas de descerebrados vengativos. De manera que no soy en este momento un paladeador ocasional de exquisiteces escogidas, sino más bien un fagocitador de todo tipo de productos fílmicos.
           
       Esto supone que sufra  continuos ataques por parte de las más abyectas de las producciones actuales y, claro, mi gusto audiovisual se resiente.

            Es por eso que probablemente una película como esta no sería mi primera opción. Quizá la vería como "la otra" de un programa doble  al aire libre o por televisión en una noche tonta.

            Sin embargo debo insistir en que la película es original, está muy bien realizada y entretiene. Confieso que me llevó de la mano desde el fotograma uno hasta los títulos de crédito final, quizá por la falta de expectativas al respecto. Y esto resulta interesante y propio para un debate: una película es más o menos satisfactoria dependiendo del grado de expectativas depositadas en ella y, por lo tanto, el grado de decepción es inversamente proporcional . Si no esperas demasiado el grado de sorpresa positiva puede ser muy alto.


            Lucy, por otra parte, no tiene demasiadas pretensiones científicas ni aporta explicaciones innecesarias, y esto es de agradecer. No el que sea vacua, sino el que no sea pretenciosa, se base en la acción y aporte un cierto grado de ironía.