Rodaje del documental "Ulises ya no vive aquí"

El cortometraje documental ULISES YA NO VIVE AQUÍ está acabado.
Ahora seguimos para bingo.

miércoles, 13 de mayo de 2015

Ulises ya no vive aquí - Animación de introducción


Quiero mostraros aquí la animación con la que se abre el documental "Ulises ya no vive aquí", obra de la dibujante Marta Muñoz.
Lleva un texto, leído en off por Wilkin Tejada, dominicano, locutor y uno de los protagonistas del film. Creo que este discurso introductorio es una declaración de intenciones, dando el tono y la intención del resto de la película.
Aquí os lo dejo también.
Espero que os guste.


Naturalmente, uno piensa en sus raíces como algo que crece en la tierra que conoce.
Que crece y se extiende en esa tierra y que esos sustratos alimentarán un árbol que se formará, alto y fuerte, y que junto a él crecerán otros árboles, cuyas raíces se hundirán también en ese mismo suelo. Su tierra.

Naturalmente.
Pero sucede que el hombre no es un árbol, y que las raíces que unen sus pies con  la tierra no son físicas, sino sentimentales.
Así sucede que el hombre tiene unas raíces mentalmente arraigadas a su tierra, pero que sus pies son libres, pueden moverse con libertad, no están sujetos a tierra alguna.
Naturalmente.
Y sucede que, a veces, los pies del hombre se mueven y cambian de lugar.
Se mueven porque huyen.
Se mueven porque buscan.
Se mueven. Dejan su tierra y a los suyos y se van lejos.
Se van porque el salario los asfixia.
Se van porque el hambre los persigue.
Se van porque el horizonte no es un límite.
Se van porque las fronteras no son cárceles.
Y es que el hombre se ha movido desde el principio de los tiempos.
Se ha movido solo o en grupos. En paz o para la guerra. Buscando pan o llevando la Biblia.
 Si somos nosotros los que vamos a casa ajena, lo llamamos “colonización”.
Si el que viene tiene dinero, lo llamamos “turista”, si no lo tiene, lo llamamos “ilegal”.
Pero el hombre se ha movido desde siempre.
Ha dejado su casa, su familia y su pueblo y se ha ido a otra parte.
De un lado a otro.
De un país a otro.
De un continente a otro.
En todas direcciones.
El hombre, recorriendo la Tierra eternamente, llevando y trayendo siempre, de un lado para otro, como colonos, guerreros, misioneros, exiliados, hambrientos, prófugos o aventureros.

El hombre en movimiento ha hecho de la humanidad lo que ahora es, y seguirá haciendo de los hombres y del Mundo un mestizaje en constante movimiento.